El Vaticano investiga malos manejos en el Coro de la Capilla Sixtina

El Vaticano confirmó hoy que un grupo de sus magistrados está conduciendo una investigación sobre supuestos malos manejos en el famoso Coro de niños de la Capilla Sixtina.

“El santo padre Francisco, algunos meses atrás, ha autorizado una investigación sobre los aspectos económicos y administrativos del coro. La investigación aún se encuentra en curso”, indicó la sala de prensa de la Santa Sede en una breve declaración.

Aunque oficialmente no se dieron mayores detalles, trascendió aquí que MassimoPalombella y Michelangelo Nardella, respectivamente director y director administrativo de ese grupo, son objeto de las pesquisas realizadas por la magistratura civil del Estado Vaticano.

Se sospecha que utilizaron libremente el dinero obtenido por los conciertos, depositado en una cuenta abierta en una banca italiana. Aunque formalmente no han sido acusados de nada, las hipótesis de delito son reciclaje, fraude contra el Estado y peculado.

En julio pasado, Nardella había sido suspendido en su puesto por un hecho menor y que no está relacionado con la investigación. Pero luego fue interrogado por las autoridades judiciales, así como ocurrió, en los últimos días, con Palombella.

Según la hipótesis de los investigadores, el dinero de los conciertos era utilizado para gastos personales. Pero aún no ha sido imputado ninguno de los dos eclesiásticos.

Además de la judicial, también se está llevando a cabo una investigación a cargo de un visitador apostólico a causa del descontento manifestado por algunos padres de los niños cantores sobre los tratos verbales reservados por el maestro.

Considerado como uno de los coros más antiguos del mundo, el grupo Capilla Musical Pontificia Sixtina es heredero de la Schola Cantorum Romana de San Gregorio Magno, creada en el siglo VI. Su nombre actual lo recibió en 1471 gracias al Papa Sixto IV.

Compuesto en su mayoría por “pueri cantores”, niños de entre 10 y 14 años, se trata del conjunto oficial del Papa, a quien acompaña en todas sus celebraciones litúrgicas públicas. Forman parte de él también algunos cantantes adultos. En total, el número de miembros oscila en torno a los 50.

Como parte de su formación, los pequeños integrantes asisten a una escuela especial ubicada en un antiguo edificio en Roma propiedad del Vaticano, donde combinan sus estudios con lecciones musicales y largas sesiones de ensayo. Cuando alcanzan la pubertad y les cambia la voz deben abandonar el grupo.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password