Erosión y extracción excesiva de agua, posibles causas del socavón en Puebla

La erosión del suelo por una sequía, junto con las lluvias intensas de este año y la extracción masiva de agua en la zona durante 15 años, son las posibles causas que contribuyeron a la formación del socavón en Santa María Zacatepec, en el municipio de Juan C. Bonilla del estado de Puebla.

Así lo reveló el Proyecto Preliminar de Investigación Geocientífica del Instituto Politécnico Nacional (IPN), sobre el estudio que sus científicos realizaron para determinar las causas del gran agujero que se formó en el suelo.

Las conclusiones del análisis revelan que éste fue provocado por una combinación de condiciones: la erosión del suelo por la actividad humana y la falta de lluvias durante los últimos tres años; aunado a la intensidad de las precipitaciones de este 2021 y a la intensa extracción de agua en la zona durante los últimos 15 años.


“Las actividades humanas, que aceleran la erosión de los suelos y la pérdida de agua de recarga por la deforestación para el crecimiento urbano y áreas para la agricultura, el intenso ritmo de extracción del agua, así como los elementos climáticos como las lluvias por encima de la media acontecidas durante 2021”.

La acumulación de esas alteraciones durante un largo periodo de tiempo, apunta la investigación, provocaron que el suelo no resistiera más y colapsara. “Propiciaron junto con la extracción antrópica, el lavado de sedimentos finos, que al perderse generaron inestabilidad en la columna de sedimentos, la acumulación de estos procesos durante un largo periodo de tiempo, ocasionó que el suelo llegará a su límite de resistencia, y se generara el colapso”.

Las oquedades producidas en las “zonas de aireación” provocaron que se derrumbara el “techo” del suelo, lo que causó la formación de la figura elíptica del socavón. Además, la erosión de la lluvia marcó un patrón circular en su periferia por los escurrimientos de agua que se dirigen al centro.

El origen del agua en su interior proviene, dice el estudio, de “los estratos saturados de agua” y esta circula “según el patrón de flujo subterráneo modificado por los pozos en operación”.

De acuerdo con esos resultados, añadieron que será necesario ampliar el polígono de estudio a 110 hectáreas, incluyendo las casas que se encuentren en el área, pues podrían ser susceptibles debido a que la zona se encuentra inestable aún cuando el socavón no ha incrementado su circunferencia en los últimos días.


“Si bien el desprendimiento de bloques ha reducido su velocidad a casi ser nula durante los últimos días, el área se considera inestable y el perímetro de seguridad debe continuar como hasta ahora”, advierte el IPN.

Asimismo, recomendaron a municipios vecinos monitorear constantemente y prevenir otro desastre, debido a que varias zonas comparten las mismas características del suelo y precipitaciones. También será necesario, añaden, adecuar el manejo y gestión del agua obtenida del Acuífero del Valle de Puebla.

0 Comments

Leave a Comment

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password